Más de 550 soldados rebeldes muertos en Tigray en seis días, según Etiopía

Adís Abeba, 10 nov (EFE).- El Ejército de Etiopía aseguró hoy que más de 550 soldados rebeldes han muerto desde que el Gobierno central lanzó el pasado miércoles una ofensiva militar contra el Frente de Liberación de Tigray (TPLF), en el poder en esa región del norte del país y fronteriza con Sudán y Eritrea.

En declaraciones a medios estatales, el teniente general Belay Seyoum, comandante de las fuerzas del Mando del norte del Ejército etíope, divulgó esas cifras y agregó que se han rendido 29 militares de las fuerzas del TPLF.

«Ahora nos encontramos en una sólida posición y con una sólida capacidad militar, que nos permitirá concluir la operación en un período de tiempo muy corto», subrayó Belay, sin pronunciarse sobre posibles bajas o heridos en las filas del Ejército federal ni entre la población civil.

El alto mando castrense agregó que sus tropas controlan partes del norte de Tigray, incluido el aeropuerto de la localidad de Humera, cerca de la frontera son Sudán, si bien medios locales de la región negaron la captura del aeropuerto.

El conflicto amenaza con abocar a Etiopía a una guerra civil, si se intensifica la escalada bélica, y pone en riesgo la estabilidad del Cuerno de África si se involucran en la contienda países de la zona.

A ese respecto, el presidente de Tigray, Debretsion Gebremicheal, acusó hoy a la vecina Eritrea, aliada del Gobierno etíope, de intervenir en el conflicto.

«Las fuerzas eritreas han disparado con artillería pesada en Tigray», alegó Debretsion en declaraciones a los medios locales, si bien el Ejecutivo de Adís Abeba ha negado ese extremo.

Horas antes, el primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, ganador del Premio Nobel de la Paz en 2019, prometió hoy mismo un final inminente a su ofensiva militar en la región rebelde.

«Nuestras operaciones de aplicación de la ley en Tigray avanzan según lo planeado; las operaciones cesarán tan pronto como se desarme la junta criminal, se restablezca la administración legítima en la región y se aprese y se lleve a los fugitivos ante la Justicia», declaró el mandatario en su cuenta oficial de Twitter.

«Todo ello es rápidamente alcanzable», sentenció Abiy, después de que en los últimos días el Ejército etíope bombardeara la capital tigriña de Mekele y presuntas instalaciones militares del TPLF.

El primer ministro inició el pasado día 4 la campaña militar tras acusar al TPLF, grupo que monopolizó el poder en Etiopía durante casi tres décadas, de cruzar «una línea roja» al atacar una base militar etíope en la región para robar armas, causando «muertes».

Desde entonces, los combates se han recrudecido en Tigray, donde el Gobierno etíope ha cortado las comunicaciones.

LLAMAMIENTO DE LA UA A UN «CESE DE HOSTILIDADES»

Tras días de silencio, la Unión Africana (UA) exigió hoy el «cese inmediato de las hostilidades» y pidió a las partes que respeten «los derechos humanos y garanticen la protección de los civiles».

Asimismo, la UA instó al Gobierno y al TPLF a entablar un diálogo en busca de una «solución pacífica» por el bien de Etiopía.

El presidente de Tigray había enviado el pasado viernes una carta al jefe de Estado de Sudáfrica, jefe de turno de la UA, Cyril Ramaphosa, a quien instó a intervenir en nombre de la organización para hallar una solución pacífica a la crisis.

La situación humanitaria también empieza a complicarse en Tigray, donde unos 3.500 etíopes han cruzado en los dos últimos días a Sudán a través de la frontera en el norte de Etiopía, según informaron este martes a Efe fuentes oficiales sudanesas.

Al menos seis personas han muerto y más de sesenta han resultado heridas tras el comienzo de este conflicto, según datos de Médicos Sin Fronteras (MSF) del pasado sábado, aunque se teme que la cifra real sea mucho más elevada.

El contencioso entre Tigray y el Gobierno federal viene complicándose desde hace meses, con el retraso indefinido de las elecciones generales que se debían celebrar el pasado agosto como punto de inflexión.

Tras la demora de las elecciones por la COVID-19, el TPLF celebró el pasado septiembre sus propios comicios parlamentarios, que el Gobierno central tachó de ilegales, de ahí que proclame ahora la necesidad de restablecer en Tigray el «orden constitucional».

Además, desde el 5 de octubre, fecha en la que teóricamente vencía el mandato de Abiy, el gobierno de Tigray no reconoce autoridad alguna del Ejecutivo federal. EFE

ya/pa/si





#ofensivamilitar #CuernodeÁfrica #TPLF #AbiyAhmed #guerracivil #UniónAfricana #Tigray #Etiopía

0 vistas0 comentarios
web.png