Liga Argelina de DDHH denuncia torturas contra activistas del Hirak

Argel, 4 mar (EFE).- La Liga Argelina de Defensa de los Derechos Humanos (LADDH) denunció este jueves actos de tortura cometidos por las fuerzas de seguridad contra activistas del movimiento de protestas populares Hirak y violaciones «repetitivas» de los derechos humanos.

«Varios testimonios y revelaciones de activistas detenidos del Hirak acusan a los cuerpos de seguridad de actos de tortura durante la custodia o detención policial. Ninguna denuncia ni ningún juicio ha dado resultado», explicó la organización en un comunicado de prensa, en el que citó a militantes como el opositor Karim Tabbou o el estudiante Walid Nekiche.

Por ello, el presidente de la LADDH, Noureddine Benissad, recordó al Gobierno su «plena responsabilidad y obligación de respetar la dignidad humana y la protección de ciudadanos» y reiteró su «demanda urgente de hacer justicia y dar seguimiento a las denuncias judiciales e investigaciones ya iniciadas».

«La tortura está formalmente prohibida por la Constitución, el Código Penal y la Convención internacional contra la tortura ratificada por Argelia», añadió Benissad.

En vísperas del segundo aniversario del Hirak -que comenzó el pasado 22 de febrero de 2019- el presidente de la República, Abdelmadjid Tebboune, anunció un indulto para una treintena del millar de ciudadanos detenidos y procesados en Argelia durante los dos años que dura la represión del Hirak.

Durante este periodo también fueron encarcelados políticos, empresarios y militares cercanos al presidente, entre ellos su hermano y asesor, y sus dos primeros ministro más longevos, Ahmed Ouyahia y Abdelmalek Sellal.

En su primer discurso a la nación, tras su ingreso por coronavirus en un hospital alemán durante cuatro meses, el mandatario reveló una serie de medidas, como la disolución del Parlamento y la remodelación del Gobierno, para celebrar lo que denominó «el auténtico Hirak».

El país deberá celebrar elecciones legislativas adelantadas en un plazo máximo de 90 días en una estrategia del régimen para apropiarse de esa ola popular que se levantó primero contra el longevo y enfermo presidente Abdelaziz Buteflika -quien dimitió en abril de 2019- y que después ha devenido en un movimiento de oposición y resistencia contra el régimen militar que domina Argelia desde su independencia en 1962.

La atmósfera política, económica y social se ha deteriorado con el impacto de la pandemia, pese a que ha acabado con las manifestaciones semanales, y han hundido aún más el país, cuyas fronteras están cerradas desde el pasado mes de marzo. EFE

no-nrm/si

#Argelia #LADDH #actosdetortura #Hirak #FuerzasdeSeguridad #DerechosHumanos

0 vistas0 comentarios
web.png